#Covid-19 «LOS SENTIMIENTOS QUE NOS EMBARGAN».

43

La Pandemia del Covid-19 ha puesto en crisis  a los  servicios sanitarios a nivel mundial. En dicho escenario, existe mucho desconocimiento sobre ello por lo que es predecible que surjan sentimientos como angustia, temor, confusión, estrés, y agotamiento emocional en de la población. 

En tenor a lo referido, la Organización Mundial de la Salud, define el estrés como un conjunto de reacciones fisiológicas que preparan al organismo para la acción y se experimenta en situaciones de amenaza. De esta manera, el estrés se convierte en patologizante cuando es percibido de forma desproporcionada lo que genera cambios en nuestra fisiología, es decir, aumenta la frecuencia cardiaca (sin existir patología asociada), deseos de escapar de la situación, pensamientos repetitivos y constantes sobre el hecho que nos preocupa, temblores, diarrea, entre otros. 

Una forma de prevenir  un cuadro de estrés agudo por medio del autocuidado. Es fundamental mantener hábitos saludables, relacionados con una adecuada alimentación, realizar ejercicio físico, dormir lo suficiente. Además, toda aquella actividad que aumente nuestros sentimientos de autoeficiencia, lo que implica realizar acciones en ámbitos que tenemos habilidades, o inclusive intentar aprender nuevas cosas, con una actitud abierta y comprensiva de que estamos adquiriendo una nueva habilidad. 

También es muy importante evitar la sobreexposición de información sobre COVID19 tanto en televisión como en redes sociales. Recordar que en estas redes abundan noticias falsas (fake news) que solo consiguen desinformar y alarmar a las personas. Por lo tanto, se sugiere limitar la búsqueda de información a organismos oficiales COMO OMS, MINSAL, SALUD INFORMA. 

En función al actual escenario, es esperable que el grupo familiar experimente sentimientos asociados a tristeza, temor y malestar por lo que es fundamental apoyarnos mutuamente. 

Si los integrantes son niños, niñas o adolescentes es necesario generar una conversación (no debe ser forzada) que nos permita conocer qué creen o saben sobre el tema. De esta manera, considerando la edad y capacidad de cada uno, mediante un lenguaje sencillo para así dar respuestas a sus preguntas y transmitir tranquilidad necesaria en esta situación (Healthy Children, s/f). 

En caso de los adolescentes, nos daremos cuenta de que gran parte de la información que manejan, la han obtenido de medios como la televisión y redes sociales, siendo recomendable buscar espacios de conversación para tener conocimiento sobre la información que manejan y sobre su sentir emocional, buscando tranquilizarlos y ayudando a tranquilizar sus sentimientos de ansiedad.

Lo que respecta a los adultos, en momentos en que reconozcamos que nos encontramos intranquilos, estresados o ansiosos es recomendable realizar ejercicios de relajación por medio de la respiración. Se realiza en tres fases: inspiración, pausa respiratoria y expiración; así como también realización de bostezos; respiración elevación voluntaria de omóplato (enanchando la caja torácica). Además de practicar atención plena, respecto a lo que vivimos momento a momento, es decir, sosteniendo el foco constante en lo que estamos realizando o en nuestros familiares, despejando nuestra mente de todo tipo de pensamientos.

En el caso de nuestros adultos mayores es fundamental la mantención de su funcionalidad, asignando tareas que sean de su habitualidad y que no pongan en riesgo su salud. Además de contener emocionalmente, manteniendo una actitud respetuosa, considerando sus opiniones, deseos y sentimientos 

De igual modo, cuando hay miembros en nuestra familia con diagnósticos de salud mental, es fundamental entregar contención emocional, es decir, acercarnos a ellos, indagar qué sienten y cuáles son sus requerimientos. De esta manera lograremos brindar apoyo emocional y social. Igualmente se recomienda identificar en conjunto sus emociones básicas, al igual que con los niños (alegría, tristeza, miedo, ira, asco), acogiéndolas y aceptándolas, siendo compasivos y comprensivos con las mismas. 

Finalmente es relevante destacar que en la actual crisis sanitaria, es fundamental mantener cierto manejo de nuestro sentir emocional, a fin de evitar crisis en las mismas que nos conlleven a tener que salir de casa. Es importante recalcar que cada uno de nosotros, independiente de nuestro oficio, tenemos recursos y herramientas necesarias para apoyarnos y contenernos unos a otros de forma colaborativa.

Por:

Camila Fuente alba Villanueva.

Psicóloga Mg (Psicología clínica, especialización Psicoterapia sistemica constructiva).